No escupas hacia arriba no te vaya a caer encima.

Podemos finalizó sus primarias en Asturias el pasado viernes. Los resultados le han dado la victoria a “Somos Podemos”, consiguiendo Daniel Ripa alzarse como secretario general de este nuevo partido en el Principado, con un 68% de los votos.

La ejecutiva estará formada por 34 miembros, 17 hombres y 17 mujeres. Un consejo muy igualitario hay que decir, pero ¿Y esto, a que se debe? Podemos este nuevo partido, que ha entrado con gran pulso dentro del panorama nacional político tiene una norma al respecto sobre la igualdad entre hombres y mujeres.

Este partido ha impuesto una ley interna, en la cual se dice que para favorecer la igualdad entre ambos sexos debe haber el mismo número de mujeres y de hombres.

Hasta aquí todo bien y fácil de entender, ¿no? Pues vayamos al asunto, los resultados de las primarias no fueron tan igualitarios como pueden parecer, ya que salieron más mujeres que hombres para formar parte de ese consejo, ¿entonces? La propia norma impuesta por Podemos ha salido al revés de lo que ellos pensaban, pues en vez de favorecer al género femenino en este caso lo harán para beneficiar al masculino. Ya lo dice mi abuela, no escupas hacia arriba no vaya a caerte encima.

Los ciudadanos han votado y parecen no necesitar ninguna ley para que haya igualdad, ya que para ellos ya existe. ¿Pero esto beneficia de verdad a alguien?

Desde mi punto de vista esta norma no favorece a ninguna persona, ya que los votantes, los ciudadanos, lo que debería ser la mayor preocupación del partido salen perdiendo. Se supone que ellos son los que deciden y se molestan en votar, pero para nada sirve ya que al final hay que poner a otras personas por culpa de una ley por la igualdad. De verdad, el día que nos dejemos de preocupar por cuantos hombres o mujeres hay en cada lugar, ese día de verdad habrá igualdad.

También los políticos deberían de pensar que el ciudadano no escoge a alguien por ser hombre o mujer, sino por las capacidades que cree que esa persona tiene para formar parte del partido. Yo cuando voto no pienso en si el representante del partido tiene tetas o no, sino en su capacidad para gobernar, y así van las cosas yendo en contra del votante al no hacer caso a sus peticiones simplemente por quedar bien con una parte de la sociedad, imponiendo leyes que desde mi punto de vista no ayudan.

No es la primera vez que he escuchado a varias personas (tanto hombres como mujeres) decir que esa ley (la que dice tiene que tiene haber tantos puestos de trabajos obligatoriamente para mujeres), solo las perjudica, ya que las personas tanto del género masculino como femenino, que han entrado por ellas y no por esas normas ven un favoritismo a la hora de conseguir trabajar en su empresa, algo que crea mayor desigualdad. Pero no solo está este problema, sino que yo como mujer, veo injusto que me contraten antes a mí, por ser simplemente chica, antes que a un hombre por su curriculum. ¿A caso yo no valgo por mis estudios y mi formación antes que por mi género? Prefiero que no me contraten sabiendo que hay alguien más cualificado que yo, que lo hagan por obligación. Eso es ofensivo deberían de valorarnos a todos por igual y dejar de mirar si tenemos dos bultos arriba o abajo.

Ovix

Anuncios

800 millones ¿En efectivo o en tarjeta?

Fuente: Internet
Fuente: Internet

Hace unos días salió la noticia del pago de la multa solidaria de Bankia, impuesta por el juez Andreu. Muchos fueron los medios que hicieron referencia a este castigo como algo solidario, ya que la cantidad que se les ha impuesto a los directivos y a las firmas financieras, Bankia y Banco Financiero de Ahorros (BFA), asciende solo, a 800 millones de euros, una cuantía que en comparación con todo lo que han robado es una miseria.

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia vuelve a aparecer en el panorama actual junto a otros tres exdirectivos de la entidad: Francisco Verdú, José Luis Olivas y José Manuel Fernández Norniella, pues estos cuatro personajes junto al propio banco y la BFA, son los responsables de hacerse cargo de la multa solidaria. 800 millones de euros que deberán repartirse entre los seis, lo que es aproximadamente 133 millones por cabeza, poquito para todo lo que en su día se embolsaron y gastaron, y que a día de hoy dudo que no esté metiéndose en los bolsillos.

El juez ya lo ha dejado claro, todos deberán poner su granito de arena para abonar esta cantidad, pero eso sí de su propia mano, sin trampas, las cuales según el diario Vozpópuli, los cuatro ejecutivos intentaran hacer y es que en este país, no solo Belén Esteban sabe hacer trampas (Por cierto, esta confeso tener el dinero en Bankia y haberlo sacado para llevarlo a las Caimán).

¿Cómo intentaran hacerlas? Según Vozpópuli, a través de una póliza de Mapfre, a la que se suscribió el banco, la cual cubre cualquiera de las obligaciones civiles de los consejeros de Bankia, manifestadas durante la gestión. Algo que Andreu no aceptara, ya que se lo negó en su momento a Miguel Blesa, por las fianzas de las visas pagadas. Este trámite con la aseguradora fue uno de los últimos que efectuaron los exconsejeros. Tontos no son, eso está claro, pues antes de irse lo intentaron dejar todo bien atado para poder salvarse su culo.

Para más detalles sobre el tema y sobre las formas de pago de estos, pueden mirarlo aquí.

http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/57522-bankia-tendra-que-negociar-con-rato-el-pago-de-la-fianza-de-800-millones-por-la-opv

Pero bueno, dejemos este tema para un poco más tarde y volvamos con la multa, la cual, como recordó el juez, según la ley podrá ser reducida o ampliada. Lo que nos faltaba ya, encima de tener que pagar una cantidad mísera después de todo lo robado, igual hasta pagan menos, tampoco me extraña mucho, ya se sabe que la ley en España no está para favorecer al ciudadano medio.

La sanción solidaria, ha sido impuesta por considerar que el folleto de Bankia y sus contenidos “no expresaban la imagen fiel de la entidad” según Andreu, además de por falsear la información económica financiera. Cabe decir que esta decisión del juez va en contra del criterio de la Fiscalía y de Bankia.

Sinceramente no creo que Bankia y los exdirectivos reconozcan lo que han hecho y paguen sin poner ningún problema al respecto, es de entender puesto que todo el mundo busca su propio bien y conservar su patrimonio. Pero aunque eso sea comprensible, no entiendo esa necesidad de dar por culo, por conseguir no dar una cantidad de dinero que para ellos no supone ni la mitad de todo lo que tienen.

Echo la mirada atrás y recuerdo todo lo que robo Rodrigo Rato, también  imputado en el caso de las tarjetas “black”. Con ellas gasto 3.500 euros en bebidas, más lo desembolsado en noches en clubs, joyas, tratamientos médicos y en el Canal +, ya sabéis que la liga no puede faltar en casa. A esto hay que sumarle el dinero que sacó en efectivo, unos 17.000 euros. En total, en la época de Caja Madrid, Rato gastó un total de 44.200 euros y al frente de Bankia, 54.837 euros, más todos los engaños a clientes de la entidad.

Una persona que no se para a mirar y gasta sin control, tales cantidades en cosas tan absurdas como puede ser Canal + o noches en clubs, podrá pagar sin problemas una multa por algo que es un delito. Pero parece ser que en vez de no caérsele los anillos por cosas como asumir los errores, no se nos caen por robar, hacer trampas y enriquecernos a costa de los demás.

Sin querer justificarles con esto que escribiré a continuación, tengo que recordar que Rato y José Manuel Fernández Norniella, fueron dos de las cuatro personas que Bankia declaro que habían devuelto el dinero, el primero 54.837 euros y el segundo 9.700 euros, eso si durante los años de la nueva entidad. De Francisco Verdú, diré que fue una de las cuatro personas que no se benefició de las tarjetas opacas. Aun así y habiendo hecho entre comillas cosas de manera correcta, nadie les exime de su culpabilidad y como ciudadanos españoles que son, deberán atenerse a las leyes y seguirlas. Porque por suerte, en este caso lo incorrecto prima frente a lo correcto, y todos estos elementos han realizado más acciones malas que buenas, excepto para sus bolsillos.

Me hago cargo…de mi blog

Este es mi blog, concretamente de opinión, mi espacio personal en la red donde mostrar una pequeña parte de mi, de mi pensamiento, de mi frustración, y como he reflejado anteriormente, de mi opinión.

Con este blog pretendo varias cosas, una de ellas, quitarme el mal humor y las desilusiones que a menudo me  produce la sociedad y para ser más exacta, las personas encargadas de llevar este país, los políticos.

Aquí mostraré mi opinión, siempre intentando ser correcta sin dejarme llevar por el mal humor y, muchas veces, por la desesperación de ver lo que está pasando. Pero no sólo trataré temas de política (los más interesantes y más críticos para mi gusto) sino también temas de interés social, sucesos y programas de televisión, que hoy en día siguen sorprendiendo por su formato o por su gran audiencia.

Todo lo que escribiré, procuraré relacionarlo con la sociedad española, una sociedad a la que se le suelen achacar y definir de muchas maneras diferentes que no siempre son las acertadas, pues muchas veces los demás no nos ven como de verdad somos.

De esta manera os doy la bienvenida a mi pequeño rincón virtual, mencionando uno de los poemas de Jorge Riechmann, del libro poemas lisiados, el cual recomiendo a cualquier persona desencantada con la sociedad y el cual me ha ayudado a titular este blog.

Pero ¿quién se hace cargo?                                                                                                               Los inquilinos de la corrala televisiva están demasiado ocupados debatiendo                           con quién se acuesta la vecina del tercero

Los clientes de la prensa digital (¡ahora legible en tableta!)                                                           están absortos explorando las nuevas posibilidades de interacción:

ahora la chica en topless de la página 3                                                                                             se la puede hacer girar 360º                                                                                                                                                                              Jorge Riechmann, Poemas lisiados.