Me hago cargo…de mi blog

Este es mi blog, concretamente de opinión, mi espacio personal en la red donde mostrar una pequeña parte de mi, de mi pensamiento, de mi frustración, y como he reflejado anteriormente, de mi opinión.

Con este blog pretendo varias cosas, una de ellas, quitarme el mal humor y las desilusiones que a menudo me  produce la sociedad y para ser más exacta, las personas encargadas de llevar este país, los políticos.

Aquí mostraré mi opinión, siempre intentando ser correcta sin dejarme llevar por el mal humor y, muchas veces, por la desesperación de ver lo que está pasando. Pero no sólo trataré temas de política (los más interesantes y más críticos para mi gusto) sino también temas de interés social, sucesos y programas de televisión, que hoy en día siguen sorprendiendo por su formato o por su gran audiencia.

Todo lo que escribiré, procuraré relacionarlo con la sociedad española, una sociedad a la que se le suelen achacar y definir de muchas maneras diferentes que no siempre son las acertadas, pues muchas veces los demás no nos ven como de verdad somos.

De esta manera os doy la bienvenida a mi pequeño rincón virtual, mencionando uno de los poemas de Jorge Riechmann, del libro poemas lisiados, el cual recomiendo a cualquier persona desencantada con la sociedad y el cual me ha ayudado a titular este blog.

Pero ¿quién se hace cargo?                                                                                                               Los inquilinos de la corrala televisiva están demasiado ocupados debatiendo                           con quién se acuesta la vecina del tercero

Los clientes de la prensa digital (¡ahora legible en tableta!)                                                           están absortos explorando las nuevas posibilidades de interacción:

ahora la chica en topless de la página 3                                                                                             se la puede hacer girar 360º                                                                                                                                                                              Jorge Riechmann, Poemas lisiados.   

Anuncios